Su madre me enseño todo sobre el placer

Todo su bosque brilla y su vagina negra huele un poco agrio a sudor. Podía ver las zapatillas en la esquina de la habitación con un par de calcetines usados ​​y ella dice…

Stacey le pajea la polla a la negra

Noah mira con disgusto a la conspicua gerente mientras ella comienza a abalanzarse sobre su rígido poste. Él trata de hacerse a un lado, pero ella agarra sus hombros pálidos y lo empuja hacia el sofá. El niño le pregunta a su madre.

articulos de follar

Ella lo lleva a casa esa tarde y él descubre que su madre está bebiendo. Aunque rápidamente se marea después de lo sucedido, se va a su habitación a estudiar, tratando de mantener una sonrisa vivaz en su rostro. No fue de ninguna manera más feliz en toda su vida. Todo lo que puede pensar es en Alicia y en lo importante que sería para él comer su coño negro una vez más. Cuando piensa en ella, su cola a menudo se vuelve desafiante y se castiga a sí mismo por convertirse en una zorra que solo puede pensar en sexo.

Cuando Reese regresa, saluda cortésmente a su madre. Ella lo ve comenzar a sonreír y se da cuenta de que su jefe de ébano es mucho más encantador de lo que creía. La mujer de mediana edad sonríe cuando se da cuenta de que, después de todo, proxenetismo a su hijo no podría haber sido una mala elección. Reese sonríe mientras lo ve leer felizmente, feliz de que todo parece ir bien.

Noah suspira mientras su barbilla descansa en su mano y reflexiona sobre casi todo lo que ha sucedido hasta ahora.

Ella envuelve sus labios alrededor de su polla y la empuja hasta la base, tomando todo el eje en su boca. Alicia se ríe de su polla cuando empieza a chupar. Ella mueve la cabeza arriba y abajo y le ofrece al chico blanco una buena mamada que lo hace gritar de placer. La mujer mayor sabe exactamente cómo usar su lengua y ataca en los lugares apropiados. Se siente tan increíble y él apenas podía tomar nada de eso. Él solo quiere correrse ahora. Pero Noah se abstiene de correrse en Alicia

Unas horas más tarde, comen juntos. Es un asunto relativamente tranquilo en comparación con el libertinaje en el que estaban involucrados justo antes. Noah vuelve a ser su habitual afabilidad en la mesa de la cena y ella ha vuelto para bromear y pellizcarle las mejillas. Los dos duermen en la misma cama por primera vez esa noche, y es el sueño más efectivo que Noah ha tenido. Nunca se había sentido más seguro que ahora en Alicia